Historia de Lágrimas y Favores

La primitiva talla era una imagen de candelero de una altura de 160 centímetros, y obra anónima del siglo XVIII, presumiblemente de la escuela granadina. Era venerada en la capilla de las Ánimas del Purgatorio de la parroquia de San Juan, y estaba situada a los pies del Cristo de las Ánimas, sin que conste tuviese advocación concreta. La imagen fue retirada antes de que la iglesia fuese saqueada en 1936 y repuesta al año siguiente, que comenzó a utilizarse a principios de los años 1940 para realizar el rosario de la aurora el Viernes de Dolores, siendo procesionada en unas andas por la feligresía, y a finales de la misma década el acto fue incorporado a las Reales Cofradías Fusionadas.

El artículo primero de las reglas de las Reales Cofradías Fusionadas aprobadas en 1948 ya hacía referencia a esta advocación, aunque no tuvo rango de titular de pleno derecho hasta la reforma de estatutos realizada en 1982. En 1953 pasó a organizarse el rosario de la aurora en la madrugada del Domingo de Ramos. La imagen quedó destruida en un incendio sufrido en la parroquia en el año 1980, por lo que se encargó una nueva imagen al escultor sevillano Joaquín Antonio Dubé de Luque. En la década de 1990, un grupo de devotos liderados por el artista José Miguel Moreno Ruiz se propuso dotar a la imagen del ajuar necesario para realizar su estación de penitencia por la carrera oficial, que fue entregado el 3 de abril de 2004, realizando su primera salida bajo palio al día siguiente.

En el año 2006 realiza su primera salida procesional por el recorrido oficial, saliendo en la tarde del Domingo de Ramos, pero al año siguiente deciden cambiar su hora de salida a las 11 de la mañana. El Rosario de la Aurora que se hacía en la mañana del Domingo de Ramos se ha convertido, desde entonces, en un Rosario Vespertino que se realiza el primer sábado de octubre.